Ciudad de México, 9 de febrero de 2019.- El deber de las instituciones castrenses mexicanas se enaltece al comprender la importancia de su papel histórico en la defensa de los intereses nacionales. Tal como ocurrió en un episodio trágico de la vida democrática de nuestro país, en esta nueva etapa transformadora las Fuerzas Armadas expresan su respaldo y patriotismo a la máxima investidura que representa a todos por igual.

Al encabezar la ceremonia conmemorativa por el 106 Aniversario de la Marcha de la Lealtad, el presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador, otorgó un lugar preponderante al gesto patriótico de los cuerpos castrenses por el respaldo a las instituciones democráticas, aun en los momentos más críticos de la historia:

“Un día como hoy, en 1913, inició la rebelión armada para derrocar por la fuerza al presidente Francisco I. Madero, un hombre bueno, un patriota, un demócrata que por lo mismo se le conoció después de su asesinato como el Apóstol de la Democracia.

“Esa rebelión inició el día 9 y desgraciadamente termina con el asesinato del presidente Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez. Se conoce a ese periodo infausto, triste de la historia como La Decena Trágica.

“Comenzó aquí, cuando cadetes del Heroico Colegio Militar acompañaron al presidente a Palacio Nacional, que estaba acechado por los insurrectos.

“Fue una decisión de valentía del presidente Madero, ir desde esta residencia oficial -en ese entonces- a Palacio, a dar la cara, a enfrentar la conspiración; y se contó con el apoyo de una parte del Ejército y, de manera muy especial, de los cadetes que lo acompañaron.”

En el Alcázar del Castillo de Chapultepec, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas pasó lista de honor a los héroes que defendieron a la patria en 1847 y 1914.

Del Heroico Colegio Militar: teniente Juan de la Barrera y cadetes Juan Escutia, Agustín Melgar, Vicente Suárez, Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez. De la Heroica Escuela Naval Militar: teniente José Azuela y cadete Virgilio Uribe.

Refrendamos el compromiso de seguir siendo leales a nuestro presidente: Sedena

Durante su intervención, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, destacó cuatro razones fundamentales para la conmemoración solemne:

“Primero. Porque muestra el deber del instituto armado con las instituciones democráticas en el seno de una nación plural, diversa y heterogénea.

Segundo. Porque recrea un episodio que nos compromete con las más altas causas del Estado democrático de Derecho.

Tercero. Porque es la oportunidad para demostrar a la sociedad que sus Fuerzas Armadas se han edificado en los valores de lealtad, disciplina, honor, valor y patriotismo; valores que nacieron del pueblo, de las leyes y de la historia.

Y cuarto. Porque esos valores se materializan en el trabajo diario al servicio del pueblo, con profesionalismo y honestidad dispuestos al máximo sacrificio por amor a México.

Sandoval González señaló que las Fuerzas Armadas de México seguirán “velando por la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo, siempre con respeto a los derechos humanos y aplicando los principios de uso de la fuerza”.

Reconoció al jefe del Ejecutivo federal por la calidad de su desempeño y refrendó la lealtad de las instituciones castrenses a la investidura presidencial y a la nación:

“Entendemos y reconocemos la sensibilidad del señor presidente para gobernar con tacto con el pueblo desde la diversidad geográfica de México, pero sobre todo reconocemos que trabaja incesantemente para servir a todos los mexicanos enfocado en los más vulnerables.

“Las Fuerzas Armadas refrendamos el compromiso de seguir siendo leales a nuestro presidente, de seguir siendo leales a las instituciones nacionales, de seguir siendo leales al pueblo y a la patria. Armada, Ejército y Fuerza Aérea somos leales y seguiremos siendo siempre leales.”

Estuvieron presentes integrantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial; como exdirectores del Heroico Colegio Militar, generales y almirantes en honrosa situación de retiro, así como agregados militares, navales y aéreos.