Afirman que cooperativas son una vía alternativa para el desarrollo económico 

  • Afirma Hernández Colín que cooperativas son una vía alternativa para enfrentar retos del desarrollo económico; lamenta que tengan mayor carga fiscal

Palacio Legislativo (Notilegis).– Las cooperativas son una vía alternativa para enfrentar los retos del desarrollo económico, disminuir la desigualdad y generar empleos estables y de calidad, afirmó la presidenta de la Comisión de Fomento Cooperativo y Economía Social, Norma Xóchitl Hernández Colín (Morena).

Al inaugurar el “Encuentro de Cooperativistas de la Ciudad de México”, la diputada lamentó que estas sociedades de economía social tengan una carga fiscal mayor que las empresas capitalistas tradicionales y que se destine sólo el 0.05 por ciento del presupuesto federal para su desarrollo.

Resaltó la importancia de generar las condiciones óptimas para el crecimiento de las sociedades cooperativas de producción, ya que se estima que éstas aportan entre 1.0 y 6.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Hernández Colín destacó que la Comisión que preside ha impulsado propuestas de modificación a diversas leyes, ente ellas, la de Economía Social y Solidaria y la General de Sociedades Cooperativas, para establecer el diferimiento del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que aún se sigue gestionando.

Además, se busca agilizar y reducir los requisitos para constituir este tipo de empresas sociales, así como establecer la inclusión de los grupos sociales de vulnerabilidad como fin del sector social en la economía, y el respeto a los derechos humanos.

Expuso que las sociedades cooperativas, a diferencia de las empresas clásicas, se basan en principios como la gestión democrática y participativa de sus integrantes en la toma de decisiones y el reparto de los beneficios basados en el trabajo realizado y no en la participación del capital.

Asimismo, agregó la diputada de Morena, en la inserción en centros especiales de trabajo, donde se emplea a colectivos de difícil viabilidad, lo que aligera la carga del gobierno y de la sociedad, porque hace que las familias tengan un ingreso.

“Esta diferencia sustancial de las entidades de la economía social, con respecto a las empresas comunes, genera un impacto muy positivo para las sociedades, propiciando la conciliación de la vida personal, familiar y laboral sostenible y sustentable y el desarrollo comunitario y del país”, apuntó.

La también integrante de la Comisión de Desarrollo Social insistió en que las sociedades cooperativas de producción son instrumentos de desarrollo económico y no “changarros”, por lo que llamó a los cooperativistas a unirse, ser activos, partícipes y fortalecer al sector.

“Si queremos llevar a esto a buen puerto, todos tenemos que poner nuestro grano de arena. No somos changarros, tenemos que pensar en grande y hacer nuestros modelos de negocios. El excedente va para todos. Si nuestra cooperativa es exitosa, nuestros miembros lo serán, así podemos detonar el desarrollo local y contribuir al nacional”, comentó Hernández Colín.

Juan Manuel Salazar Santillán, presidente de la Unión de Economías Cooperativas, sostuvo que “el cooperativismo ha ido muriendo poco a poco debido a que no se ha impulsado debidamente la economía social”.

Planteó la creación de consejos cooperativos en los municipios, que faciliten los trámites de las nuevas cooperativas porque, dijo, ese es otro de los problemas, “la gestión es horrible, es tremenda”.

Salazar Santillán agregó que también se requiere generar facilidades de espacios y logística para comercializar los productos de los cooperativistas y “no de manera gratuita, porque lo devolvemos en los impuestos que estamos pagando”.

El representante de la Coordinación de Cooperativistas en la Ciudad de México, Gandhi Góngora Romero, expuso que es necesario impulsar la economía a través de otras formas de desarrollo alternativo, como son las cooperativas, “en contraparte a las políticas neoliberales que priorizan el individualismo y la competencia, sin el sentido social de desarrollo colectivo”.

Afirmó que tanto en los bancos como en la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) existe un “total desconocimiento del cooperativismo y sus necesidades financieras”, por lo tanto frenan su desarrollo.

Planteó la creación de un instituto de economía local y de un consejo de economía social en la Ciudad de México, para que de estas instituciones emerja la banca social y solidaria.

Asimismo, la formación de una escuela de cooperativismo, a nivel licenciatura, en donde se desarrollen profesionales que tengan como punto de partida el sentido de cooperación por encima del de competencia.

Góngora Romero también sugirió que se incentive el uso de vales de despensa para los trabajadores en el consumo en las cooperativas y pequeños negocios, ya que actualmente se prioriza a los grandes centros comerciales y trasnacionales.

El ex titular de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en la Ciudad de México, José Luis Beato González, aseveró que es necesario regularizar y coordinar a las cooperativas, a través de una reglamentación adecuada para su formación y desarrollo.

Networking