La catalogación de edificios históricos ayuda a conservar su riqueza

Los inventarios y catálogos de inmuebles históricos tienen su bondad y virtud operativa “antes y después de cualquier situación que se presente, como el sismo de septiembre del año pasado”, en donde se registraron varios templos afectados, manifestó el Dr. Francisco Javier Pizarro Gómez, Director de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y profesor investigador de la Universidad de Extremadura, España en su visita a la UPAEP.

Dijo que es importante contar con un inventario o catálogo de templos o edificios históricos, ya que esto permitirá facilitar los trabajos de reconstrucción de los inmuebles dañados.

En su intervención, la Mtra. Verónica Orozco Velázquez, investigadora de la Facultad de Arquitectura y Coordinadora de la Maestría en Bienes Culturales de Origen Eclesiástico de la UPAEP, refirió que la presencia del Dr. Francisco Javier Pizarro, se debe a que él forma parte del programa de Profesor Humanista Invitado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad, gracias a los lazos y convenios que existen con la Universidad de Extremadura, España.

La Mtra. Orozco Velázquez enfatizó que desde hace años atrás se viene trabajando con académicos de la Universidad de Extremadura en temas relacionados con el patrimonio de las ciudades.

En ese sentido, el Dr. Francisco Javier Pizarro, abundó, “evaluar los daños, hacer una catalogación de los deterioros de los edificios que fueron afectados por el sismo de septiembre del año pasado, por efectos operativos de las autoridades municipales, estatales y federales realizaron una relación de los edificios que se han dañado y las condiciones en que se encuentran, para poder hacer una política de intervención y priorizar cuáles requieren de una intervención inmediata y evaluar los costos pueden tener dicha reparación”.

El Dr. Pizarro Gómez, subrayó que la elaboración de un inventario de bienes e inmuebles, es un trabajo laborioso, que puede variar de edificio y edificio, por el contenido de piezas que pueda tener cada uno, porque “Puebla se puede distinguir de otras ciudades del país y del mundo por la riqueza de contenidos que tienen sus edificios históricos, en donde su calidad y cantidad son extraordinarias, hay miles de piezas que pueden ser arrojadas por un buen inventario o catálogo. Una iglesia como San José, por ejemplo, la Catedral de Puebla, tienen una enorme cantidad de piezas históricas que no sólo son las piezas, sino que cada pieza tiene una ficha técnica que habla de las características de cada una de ellas, como son pinturas, esculturas, retablos, relieves, por eso es un trabajo muy laborioso y sobre todo, que se tiene que hacer bien y planificarlo de la mejor manera”.

Agregó que en la elaboración de un inventario o catálogo es importante definir el equipo de trabajo, determinar el tipo de ficha que se va a utilizar, definir el “tesauro”, es decir, el vocabulario que se va a usar y buscar que tenga convergencia con otros inventarios o catálogos nacionales e internacionales y lograr la misma convergencia en el campo informativo de las personas que se dedican a este tipo de investigaciones, y estos proyectos requieren de mucho tiempo para conformarlos.

El Dr. Francisco Javier Pizarro, ejemplificó que para llevar adelante la catalogación de los inmuebles históricos de la región de Extremadura, España, que cuenta con más de 300 municipios, “tardamos 10 años en poder realizar el inventario, y en esa ocasión éramos 10 personas trabajando en el proyecto, la mayoría de ellos, profesores de la Universidad de Extremadura, quienes trabajábamos los fines de semana, pero si se cuenta con un equipo exclusivamente dedicado a este trabajo, el tiempo puede ser menor”.

Redacción

Networking