Lula, condenado a nueve años de cárcel por corrupción

El famoso caso Petrobras tiene su mayor “logro” en los tres años que lleva de conocerse publicamente la maquinaria de corrupción que imperaba durante la administración de Lula da Silva en Brasil, de 2002 a 2010.

Luiz Inácio Lula da Silva, a quien la historia reciente acredita por haber sacado de la pobreza a 30 millones de brasileños, fue condenado este miércoles a nueve años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

El exmandatario puede todavía apelar la sentencia, lo que evitaría su inmediato ingreso a un centro penitenciario. Sin embargo, en los últimos meses, el expresidente no ocultaba su intención por competir de nuevo en las elecciones de 2018 y una confirmación del fallo de culpabilidad implicaría también su inhabilitación política, terminando efectivamente con la idea de volverse a postular para dirigir la nación.

Y faltan cuatro todavía

El exmandatario tiene pendientes otras cuatro sentencias en manos del mismo juez. Esta es la primera de cinco sentencias que Lula recibe del juez Sergio Moro, responsable del caso Petrobras, quien en la primera instancia judicial, ha declarado al expresidente culpable de haber aceptado y reformado una vivienda de tres plantas en una zona costera de São Paulo por valor de 3.7 millones de reales (poco más de 22 millones de pesos mexicanos), todo ello pagado por la constructora OAS a cambio de contratos públicos.

Se parece a la Casa Blanca

El caso en cuestión se asemeja -casi como guión- a la famosa “casa blanca mexicana”, pues es un inmueble de lujo financiado/construido/pagado por una empresa beneficiada con contratos públicos. Y hasta ahí terminan las similitudes.

– Redacción DC

post_views_count:
20, 20

Networking