Trump le echa fuego al asador, mueve a su flota a Corea del Norte

El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson y el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, protagonizarán un encuentro este miércoles, el cual cobra mayor relevancia tras el ataque de Estados Unidos contra una base aérea siria la semana pasada por un presunto ataque con armas químicas que (al igual que cuando EEUU invadió Irak) no se ha comprobado.

La intención del gobierno de Trump es convencer al Kremlin que quite su apoyo al régimen sirio de Bashar al-Assad

Tillerson está en Italia para participar por primera vez de una cumbre de ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los 7 (G7 / (EE.UU., Japón, Canadá, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia), el conflicto en Siria será el eje central de la reunión de dos días de los cancilleres del G7 .

Las relaciones entre EEUU y los principales aliados de Bashar al-Assad, Rusia e Irán, escalaron en intensidad cuando Washington pidió ayer domingo la salida del presidente sirio, y Moscú e Irán amenazaron con represalias en contra de quienes ataquen al ejército del régimen.

Tras el bombardeo con misiles Tomahawk a Siria, un funcionario estadounidense bajo condición de anonimato informó el sábado de que el grupo aeronaval del portaaviones USS Carl Vinson se dirigirá hacia el oeste del océano Pacífico cerca de la península coreana, una medida que “elevará las tensiones en la región”, según la agencia de noticias francesa AFP.

El comando de Pacífico estadounidense confirmó el mismo sábado que ha movilizado el portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson y su grupo de ataque hacia aguas cercanas a Corea del Norte para hacer frente a Pyongyang.

La situación en la península coreana se agrava así aún más después de que Washington instalara en marzo (de manera apresurada por la renuncia forzada de la ex presidenta surcoreana en medio de un escándalo de corrupción) el escudo antimisiles de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) en Corea del Sur, lo que provocó fuertes reacciones y críticas desde Rusia y China.

REDACCIÓN DC

twitterCardType:
summary_large_image

Networking